Sin título XII

Tengo un estornudo colado en el alma;
atravesándome el pulmón izquierdo,
de esos que escuecen sin piedad
en la punta de la nariz,
en medio de la garganta,
sobre la lengua,
justo en el paladar,
donde nacen las erres.
Tengo un espasmo
interrumpido,
de esos que pesan
en el centro del pecho,
de esos que trepan,
encadenándose entre las sienes.
Este reflejo,
más meticuloso que involuntario,
es más convulsión que liberación,
escalofrío
de esos que irritan hasta la médula,
de esos que me lloran
en las comisuras de los ojos...

Comentarios

Entradas populares